Las emociones de los personajes. La teoría del perdón.

Estoy escribiendo una historia sobre un personaje que en su momento hizo algo reprobable por lo que, además de ser castigado (autocastigado más bien, porque fue él mismo quien se entregó y solicitó la pena), se vio obligado a pedir perdón.

Suplicó  y se arrodilló —y debo decir en su defensa que su arrepentimiento parecía sincero, pero los personajes son personajes y también pueden engañar al autor así que no es bueno fiarse de ellos—, pero en aquel momento, quien tenía la capacidad de zanjar el asunto no lo hizo. Vencido por los acontecimientos fue incapaz de pronunciar las palabras: «te perdono, hermano», aunque supiera que su corazón ya lo había hecho.

Estoy ahora mismo trabajando en su historia, es la tercera parte de la saga Sangre y cenizas,  y he de confesar que se inicia con el abatimiento de quien cree que nunca podrá reparar el daño ni resarcir su culpa. Mi personaje se encuentra en una fase de negación en la que irá escalando distintos niveles hasta tocar fondo.

Optimized-florian-perennes-408552-unsplash (1)
Foto de Unsplash.

Primero, sus silencios.

De repente, parece que no tiene más que decir porque todo se le tiene en cuenta, y se pasa el día recordando aquello que hizo y que nunca podrá deshacer (aunque debo deciros que hay una persona que no sabe nada de su pasado y que consigue que mi protagonista se suelte y sea capaz de comportarse casi como una persona casi normal y él, borracho y necesitado de esta sensación fantástica, la buscará constantemente); segundo, por las dudas que le genera volver a tropezar con la misma piedra —se dará una situación similar a la que ocurrió cuando la sangre le nubló los sentidos y actuó de forma visceral y sin pensar, y cuando llega el momento no quiere repetir su error— y tercero, porque al ver que la solución no va a llegar se autoconvence de que la mejor forma de terminar es acabar con todo (muerto el perro, se acabó la rabia).

Hasta ahí todo fluye, todo ello conforma el arco de crecimiento del personaje, pero ¿cómo acabará? ¿Habrá perdón para él? ¿Ha cambiado como para merecerlo? ¿Volverán a confiar en él?

Os dejo esta frase de la pensadora alemana Hanna Arendt:

“Sin la posibilidad de recibir el perdón, seríamos siempre víctimas de las consecuencias de nuestros actos, pues en muchos casos hemos obrado sin saber con certeza lo que estábamos haciendo”.

Y una reflexión sobre los trabajos de esta mujer que encontré en un artículo de Antonio R. Rubio Plo:

“Desde su posición laica, Arendt no fundamenta el perdón en el amor, sino en el respeto por la dignidad del ser humano. La filósofa cree que cada hombre es mucho más de lo que hace o piensa, y gracias al perdón hay un nuevo comienzo para el actuar. Le falta la visión cristiana de un Padre que perdona a sus hijos, aunque sabe intuir que el auténtico perdón debe ir siempre acompañado de la comprensión y la reconciliación. Y es que el gran problema del perdón en muchas personas es que lo conciben como una simple renuncia a vengarse y no intentan comprender al otro ni reconciliarse con él, como si buscaran una garantía de no ser ofendidos de nuevo. No es un verdadero perdón, porque no libera ni al ofensor ni al ofendido. La gran teóloga alemana Jutta Burgraaf escribió que el perdón verdadero se concede sin ninguna condición, al igual que el amor auténtico”.

Perdonar no significa olvidar, pero sí restaurar la confianza en quien te ha ofendido.

¿Qué tendrá que hacer mi personaje para renacer y ser merecedor de todo,  incluso del amor?

En este caso, se añade además de que mi personaje tampoco puede perdonarse a sí mismo y está hundido en la sensación de que nunca nadie podrá volver a confiar en él.

Audric, Audric…

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Las emociones de los personajes. La teoría del perdón.

    1. Una cabeza de lobo tallada en jade sobre oro blanco… Y se lo da a Anabel, siendo su anillo de la suerte (Mala idea).
      Sí, primero ha de perdonarse, pero está muy encerrado en sí mismo.
      Gracias por pasarte por el blog, Noemí.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s