El secreto del orfebre – Elia Barceló

Un orfebre prestigioso viaja, desde Nueva York, a su pueblo natal, en España, para reencontrarse con su pasado y con el amor que cambió su vida para siempre.

El secreto...   Me cuesta pensar que la existencia de los libros en papel tiene fecha de caducidad; no hay nada como entrar en una librería y rozar sus portadas con las yemas de los dedos, oler a papel recién impreso y sumergirse en un mar visual de cientos de fotos, ilustraciones y composiciones gráficas que buscan llamar nuestra atención. Si, además, eres lector, confeso o no, la sensación de verse rodeado de títulos tiene un punto orgiástico; promete una fiesta donde podrás experimentar todo tipo de placeres.

 

   La primera vez que vi esta edición fue en las Navidades pasadas, en una mesa de novedades  de un centro comercial y, sé que puede sonar muy superficial, pero me llamó la atención por lo delicado de la composición, su fondo mate y sedoso y los relieves brillantes de la joya y la banda inferior de motivos vegetales (a mi me han recordado las hojas de acanto de las decoraciones de los capiteles griegos, pero la interpretación es libre, cada uno que piense lo que quiera). No miré la sinopsis, sino que lo abrí y al azar leí una página (no recuerdo cuál) y pensé, hoy no puede ser, pero este se vendrá conmigo a casa.

   Como soy un desastre, lo olvidé, y no fue hasta pasados unos meses que un comentario de una escritora en una red social para obsesionados de la lectura (Goodreads) me hizo volver a pensar en él. Unos días más tarde volvía a verlo en Internet y fue en ese momento cuando me dije: «A la tercera va la vencida» y lo encargué.

ISBN: 9788416867981
Roca Editorial. Colección: Novela
Páginas: 128
Formato: Tapa dura
Fecha de publicación: 16-11-2017

   ¿Os podéis creer que no había leído a Elia Barceló? Me da un poco de vergüenza confesarlo, pero así es.  Esta obra que os traigo, además, se lee en un suspiro —es una novela corta—, así que si no queréis perdérosla, con esta historia no hay excusas para conocer su forma de narrar.

   El secreto del orfebre es algo así como un cuento lleno de imposibles que, sin embargo, sientes como algo real. Hay belleza en sus líneas, inquietudes, nostalgia, amor imperecedero, la realidad social de la posguerra española, secretos, dulzura, sueños imposibles, soledad, el anhelo de un amor de juventud, el amor visto desde la madurez y muchas cosas más. Y no hay posibilidad de contaros más de la trama que lo que reza en la sinopsis: «una historia de amor e identidad que desafía los hilos del tiempo, de la soledad y de la memoria, en aquel espacio en que el deseo tiene su propia dimensión y la pasión sus propias leyes», sin desvelar más de lo que debería para no romper el encanto de la historia.

    El secreto del orfebre —y me valgo aquí de un poco original juego de palabras— es una pequeña joya literaria y no por su belleza formal, que es evidente, sino por cómo juega con la percepción y los sentimientos del lector.

   Conocer un cachito de la obra de Elia Barceló me ha llevado a pensar en la irrisoria importancia que a menudo le damos a lo nuestro, a lo de aquí. —Lo que se hace fuera siempre nos parece mejor y más serio—. Y a lo poco que conocemos a las mujeres que pintan sus historias con palabras.

   Leedla, viajad hasta Umbría, y veréis como los dos protagonistas, víctimas de un destino que les da lo mejor para arrebatárselo después y les obliga a vivir en los recuerdos, se meten sin remedio bajo vuestra piel.

 

Anuncios