Stardust – Neil Gaiman

Hace poco que me estrené con Neil Gaiman. Sí, lo sé, es una barbaridad decir algo así, pero lo confieso: nunca le había leído (la fantasía es un género que se me resiste). Tenía Neverwhere en la estantería desde hace…  Y cuando me decidí pensé: ¿Cómo he podido dejarlo a un lado? Aunque no te vaya el género es alguien a quien, en algún momento, tienes que leer.

Tras leer Neverwhere y quedar fascinada por el Londres de abajo, busqué qué otras novelas del autor estaban disponibles para mi Kindle y me llamó la atención Stardust. Que días más tarde repusieran la película en la televisión me hizo comprarla, con mucha curiosidad por comparar cómo habían adaptado la novela.

 

Al investigar un poco para hacer la entrada, descubrí que Stardust se publicó en principio como novela gráfica (ilustrada por Charles Vess).

Hice mi lectura en la edición digital de 2012, de Roca Editorial, que es la que se puede comprar ahora mismo y con la película muy metida en la cabeza, así que las caras de los actores, los escenarios y la ambientación han estado muy presentes para mi.

Libro y película tienen idéntico espíritu de fábula, pero cuentan dos historias que, aunque parten de los mismos elementos, llegarán al final por caminos un tanto distintos. Hay partes de la novela que se omiten o se reducen, es lógico, el metraje no da para más,  y otras que se amplían para lucimiento del actor (Robert de Niro es Robert de Niro y su actuación es espectacular), pero la película en sí, igual que la historia de la que parte, también es a su modo redonda.

Aunque esté catalogada para mayores de trece años es muy recomendable.

Stardust 200

Esta es la sinopsis:

El joven Tristan Thorn está dispuesto a hacer cualquier cosa para conquistar el frío corazón de su amada Victoria, incluso a prometerle que le conseguirá la estrella que ambos ven caer una noche. Para cumplir su palabra, Tristan deberá cruzar el muro que separa su pueblo del País de las Hadas, un vasto territorio donde nada se parece a lo que él ha conocido, donde ni siquiera las estrellas tienen forma de estrella y donde los duendes y los espectros campan a sus anchas. En ese mágico lugar, el joven no sólo hará cambiar su futuro, sino que también descubrirá cosas de su pasado que no podía imaginar. Con la ayuda de un unicornio, un barco pirata que surca el cielo, un árbol muy sabio y una florecita de cristal… ¿conseguirá Tristan el amor de su dama?

***

Startdust es, ni más ni menos, que un cuento. Un cuento para adultos.

El argumento no debe sorprendernos demasiado: un joven deja su hogar para hacer un viaje plagado de peligros que provocarán en él un cambio y le harán madurar y crecer como persona. Pero aunque esto pueda parecer simple, de la mano del autor nos sumergiremos de lleno en un mundo de hadas, brujas, hombrecillos extraños, espíritus, unicornios, estrellas… Un mundo fascinante.

En Stardust, además, no solo hay dos protagonistas bien perfilados. La novela es muy coral y todos sus personajes brillan de igual manera. Los príncipes herederos de Stormhold, las Lilim (las brujas malas), los habitantes del pueblo de Muro, el mercado de las hadas, el bosque encantado, un barco pirata que surca el cielo atrapando rayos… Todos tienen su pequeña historia individual que, a su vez, está perfectamente hilvanada con las de los demás.

Y encima, en esta novela, como en un buen cuento de hadas, triunfa el amor. ¿Qué más se le puede pedir?

La forma de narrar de Neil Gaiman puede parecer fácil, pero no lo es. Es impecable. Se lee con muchísima fluidez y, a pesar de hablarnos de un mundo distinto lleno de detalles, te sumerges en sus páginas sin que te despistes o te abrumes por tanta información. Para mi, ese suele ser un grave problema con las novelas de fantasía, que el lector tiene que aprender tanto de un mundo desconocido que acaba perdiéndose en él. Sin embargo, aquí es muy sencillo seguir la historia.

Peligros, monstruos, acción… Seres imaginarios, reales, mitológicos… Todo ello enredado en una gran aventura.

Recomendable.

 

 

 

Anuncios