El Barrio de Las Letras – Madrid.

Cuando tengo la posibilidad de visitar en persona aquellos lugares en los que discurren mis novelas no lo dudo ni un instante. No hay nada como ver con tus propios ojos las calles por las que pasearán tus personajes, tomarte un café en aquel lugar donde quizá haya una conversación importante o sentarte en una plaza y respirar el mismo aire hasta que te cale el ambiente del lugar.

Hacerlo no siempre es posible, uno no puede retroceder al pasado o volar a la otra punta del mundo siempre que lo necesita, pero cuando lo tienes al alcance de la mano, no puedes (ni debes) dejarlo escapar. No hay nada como sentirlo en primera persona.

Además, es una sensación extraña, porque en tu cabeza la historia está viva y tus personajes también y, sin pretenderlo, les ves.

Para escribir esta entrada hoy estoy tirando del hilo de la memoria porque esto que os cuento ocurrió en septiembre de 2016. Ya conocía un poco el sitio de viajes anteriores a Madrid, pero, en ese momento, pasear por sus calles fue un poco el constatar que el ambiente descrito y mi documentación eran precisos (la novela que trascurre en ese lugar, por aquel entonces ya estaba escrita y en fase de corrección. El viaje llegó algo tarde).  Pero tenía unas horas libres (llegué muy pronto a Madrid) y aprovechando que solo tienes que cruzar una calle, dejé mi maleta en la consigna de Atocha y permití que mis pies me llevaran sin rumbo a conocer más aquellas calles.

Optimized-IMG_2036 REDUCIDA

Recuerdo que la mañana era fresca, que me había levantado tempranísimo para subir a AVE, y que cuando aterricé en Atocha, lo primero en que pensé fue en que era una hora estupenda para tomar un café.

Aunque en general el bullicio llena de gente aquellas calles, el Barrio de las Letras es mágico y puedes encontrar callejuelas estrellas (como esta) que te transportan a otra época.

IMG_2047 REDUCIDA

 

Y librerías como la de esta otra foto, en la que sería muy fácil imaginar toda una historia.

IMG_2048 REDUCIDA

 

 

Y, aunque la inspiración para crear el edificio donde viven mis protagonistas salió de otro barrio madrileño (una vivienda que se rehabilitó en 2015 para Casa Decor en Malasaña), os aseguro que fue ver la claraboya de este edificio al final de una calle y saltar de la emoción.

IMG_2049 REDUCIDA

 

La Plaza de Santa Ana, el jardín vertical del CaixaForum, el Paseo del Prado, la calle Huertas, el Ateneo… Ese es el ambiente en el que se desarrolla la novela.

Las letras

 

Si visitas algún día Madrid, yo te diría que te des un garbeo por este barrio y te tomes una cervecita en Santa Ana a mi salud. Piérdete en sus calles, respira el Siglo de Oro de la literatura española (allí vivieron: Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Góngora y Quevedo) y lee los párrafos que hay incrustados en los adoquines.

Y si sientes curiosidad por conocer a esos protagonistas que disfrutaron de todos estos rincones, los podrás encontrar en La tentación vive arriba, novela romántica escrita en tono de comedia, que publiqué bajo el sello de HarperCollins Ibérica en 2017.

 

Pd: Todas las fotos son mías.

 

 

Anuncios